música
Buscador

Biografía de Edith Piaf

Biografía de Edith Piaf

Su historia comenzó en París, el 19 de diciembre de 1915, bajo el nombre de Edith Giovanna Gassion, quien desde el mismo día de su natalicio fue cobijada por la sombra del infortunio, en cuanto a su vida personal se refiere, pues su padre para celebrar su natalicio se emborrachó y dejó a su madre sin apoyo para afrontar el parto, por ello, tuvo que salir a las calles por sus propios medios, pero no alcanzó a llegar al hospital y Edith nació en plena calle.


Edith Piaf, es sin dudarlo, la más grande diva nacida en Francia en el siglo XX, gracias a su hermosa voz, que combinada a una fantástica personalidad, le llevaron a ubicarse en un pedestal que a 45 años de su muerte (falleció en 1963), nadie le ha podido arrebatar.

La generosidad de Piaf (que en francés significa gorrión), la llevó a ser protagonistas de una serie de anécdotas, en las que destacó por su desprendimiento con el dinero, empezando con sus amigos, quienes tomaban sus pertenencias y dinero como propios, sus amores a quienes ayudó a lograr el éxito profesional, sus colegas a quienes apoyó incansablemente y los desconocidos, entre quienes figura la anciana que le vendía los periódicos y que enfermó gravemente haciendo que Piaf se compadeciera y le enviara su médico de cabecera, además de hacerse cargo de las cuentas de hospital y luego, cuando la anciana falleció, también se hizo cargo de su cremación y de conseguirle un lugar en el cementerio.

Piaf conquistaba con su voz

que con el tiempo se fue apoderando del cariño de los franceses y la admiración del mundo entero, convirtiéndose rápidamente en un claro ejemplo de superación personal, pues de aquella niña que cantaba en las calles de París por unas cuantas monedas, pasó a ser la más grande de su tiempo.

Edith, no mereció la existencia que le tocó vivir en lo personal, siendo de niña que creció en la extrema pobreza, abandonada por su madre y criada por su abuela, quien en lugar de darle tetero, como a todo bebé, la alimentaba con vino, con la excusa de que así se eliminaban los microbios. Su adolescencia la pasó en las calles y en un burdel del que era dueña su abuela paterna y cuando por fin logró la fama, que trajo consigo el dinero, realmente fueron pocos los instantes en que los pudo disfrutar, pues, como si se tratara de un duro castigo, su vida se vio ensombrecida por las constantes enfermedades.

Sus quebrantos de salud no consistían en simples gripes, basta con recordar que en sus ultimos quince años de vida sufrió tres accidentes de auto, una tentativa de suicidio, cuatro tratamientos de desintoxicación, una cura de sueño, tres comas hepáticos, una operación de páncreas, una oclusión intestinal, una crisis de locura, dos delirium tremens, siete operaciones, dos bronconeumonías, un edema de pulmón, se había aficionado a las drogas, una cirugía de úlcera péptica, una extirpación de vesícula biliar, acumulación de agua en la pleura, pulmonía bronquial, cuatro tratamientos contra el alcoholismo, sin contar que desde los veinte años la consumía el reumatismo y cuando nació tuvo meningitis que la dejó ciega por cuatro años y gracias a un verdadero milagro, logró recuperar la visión.

Todos sus problemas de salud, hicieron que fuera algo cotidiano su ingreso a los hospitales y que de paso, su fortuna y estado físico fueran disminuyendo hasta puntos críticos, que la obligaron a doblegarse con la última enfermedad que faltaba en su vida, como lo fue el cáncer que la obligó a retirarse de los escenarios y a morir en la pobreza absoluta.

Es así, como la vida de Edith Piaf, no pasó desapercibida, pues cuando no era noticia por su música, lo era por las enfermedades o sus amores, entre quienes se contaron, grandes estrellas de las artes y la vida pública francesa, que hasta hoy mantienen vigente al "gorrión de París".

Como todo gran artista, el solo nombre de Edith Piaf, es suficiente para que una empresa musical y ahora del séptimo arte, logre excelentes dividendos, similares a los ya experimentados con cintas en homenaje a Ray Charles y Mozart, que también entregaron el Oscar a quienes los interpretaron. La vida de Piaf se encuentra plagada de hermosas anécdotas, una carrera exitosa, una vida íntima muy agitada y una existencia marcada por las constantes enfermedades.

Gracias a la cinta "La Vie in Rose" (La vida en rosa), Francia y el mundo entero han revivido la leyenda de la intérprete Edith Piaf, quien de paso llevó a la actriz Marion Cotillard a barrer con todos los premios de cine galo y luego obtener el Oscar a mejor actriz principal, gracias a su personificación de la mítica artista.

Falleció el 11 de octubre de 1963. su tumba está ubicada en el cementerio de Père Lachaise de París.

Autor: Ernesto Romero

¿Has encontrado algún error en esta página?

Charts Históricos  Chart Marzo

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información